Barcelona, la ciudad que nunca duerme aunque cierre los ojos

Besada por el Mar Mediterráneo e inspiración de artistas y amantes de las urbes cosmopolitas, Barcelona es la orgullosa ciudad capital de Cataluña, que no reniega de sus aires franceses. Te invito a que descubramos juntos las mejores alternativas de paseos y diversión de la ciudad de Salvador Dalí.

1) Las Ramblas, emblema de Barcelona

Esta es una visita obligada en la ciudad de Barcelona. Esta famosa calle nace en la Plaça Catalunya y termina en el monumento de Cristóbal Colón, que mantiene su mirada atenta en el horizonte, como si aún desde el más allá intentara señalarnos distantes y desconocidas tierras al otro lado del mar. Recorre el antiguo barrio Ciutat Vella luego de curiosear en las infinitas tiendas de flores multicolores, bares, restaurantes y kioscos que imprimen una personalidad única a Las Ramblas. Si sientes que una de las estatuas de alrededor pestañeó, no es que estás loco o que sufres insolación, son los artistas callejeros llamados “estatuas vivientes” que pueden permanecer inmóviles durante una eternidad hasta que de repente realizan un movimiento casi imperceptible.

2) El Barrio Ciutat Vella: dos caras de una misma moneda

Esta es la Barcelona antigua, pero no decadente de una ciudad que no se resigna con tener una historia de vanguardia y nada más. Dividido en dos sectores por Las Ramblas, el llamado Gótico, aunque sin Batman, y el Raval. En el Gótico no podrás evitar perderte en sus calles que forman pequeños laberintos medievales donde la corte del rey nunca llegó. Y en el Raval, conviven en perfecta armonía inmigrantes, la mayoría paquistaníes, que discurren el tiempo en pintorescos restaurantes.

3) El Parc de la Ciutadella: para relajarse y disfrutar

Este espectacular parque es el lugar ideal después de una larga caminata por las Ramblas. Tiene un bonito lago en el medio donde podrás alquilar un botecito mientras contemplas el ir y venir de familias y parejas de enamorados. En sus inmediaciones se encuentra el Zoo y el edificio del Parlamento de la ciudad.

4) El Tibidabo: para ser el rey de la colina

Este gran monte se encuentra detrás de la ciudad y en la cima te divertirás a lo loco en un parque de diversiones, que aunque no es Disneylandia, bien vale la pena una pasadita. Para los más religiosos, también existe una pequeña iglesia en la que puedes elevar un padrenuestro por un feliz regreso.

5) Playas: para volver con un bronceado perfecto

En el norte de la ciudad se encuentran las mejores playas de la ciudad, conocidas como la Costa Brava. Llegar es fácil y rápido, ya sea caminando, obvio tardarás más, o en el metro.

6) Parque Güell: donde el espíritu de Dali se hace presente

Obra del arquitecto Eusebi Güell, mecenas de Dalí, es una obra de arte al aire libre, donde se distinguen formas onduladas, columnas que parecen árboles y llamativas figuras de animales, decoradas con pedacitos de mosaicos de colores.

picture

7) Basílica La Sagrada Familia: siguiendo las huellas de Dalí.

Esta es considerada la obra por excelencia del artista. Para aprovecharla al máximo y entender por completo su significado, te aconsejamos realizar una visita guiada.

8) Búnkeres del Carmel: desconocidos para la mayoría

Generalmente, este lugar escapa de las guías de turismo convencionales, pero estamos aquí para contarte secretillos también de esta ciudad que aunque los esconde, de vez en cuando, te da la oportunidad de descubrirlos. Son unos cañones antiaéreos construidos durante la Guerra Civil, desde los que tendrás unas vistas increíbles de la ciudad.

9) Jardín Botánico: el esplendor de la flora mediterránea

Aromas y colores se entremezclan para regalarte una visita imperdible y placentera.

10) Barcelona, de aquí y de allá

Puedes descubrirla, sentirla, amarla u odiarla, pero nunca permanezcas indiferente a Barcelona, porque recuerda que la venganza tiene nombre de mujer, y si lo haces la furia catalana no te lo perdonará.

Copyright Hotel Marmenuda 2017
Shale theme by Siteturner